La emoción es lo que vende

“Your brand is what people say about you when you are not in the room”. Jeff Bezos, fundador de Amazon.

En la actualidad, vivimos una realidad incuestionable: a las personas se las oye, se las escucha, lo cual afectará a nuestra marca personal o a la empresa en la que trabajamos. Marc Català, fundador de la empresa de diseño Mucho, especializada en ayudar a definir y posicionar propuestas para atraer la atención del público, acude al Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC) de A Coruña, con el fin de colaborar con los proyectos del taller Herramientas para camaleones, ayudando a realizar un análisis introspectivo y a profundizar en su propia identidad.

La emoción es lo que vende, nuestra parte emocional acaba pesando más que la razón en la toma de decisiones. “La gente compra aquello en lo que cree”, afirma Marc. No se trata tanto de lo que vendas sino porqué lo vendes y que se quiere conseguir con ello, pero, ¿cuál es la razón de nuestro proyecto?.

Para llegar a contestar a esta simple pregunta, aunque en ocasiones de compleja respuesta, Català propone la visión del círculo de oro. Debemos descubrir nuestro porqué, la razón de nuestra existencia como empresa o proyecto. Solo una vez contestado a esta pregunta podremos definir correctamente cómo y qué producto o servicio vamos a ofrecer.

Son varias las herramientas que la joven ciencia de la comunicación estratégica nos ofrece para tratar de acercarnos a nuestro génesis y a nuestros potenciales clientes. “Al principio fue la palabra” nos recuerda Marc. La imagen de marca es fundamental y está intrínsecamente ligada al espíritu de nuestro proyecto. Conseguir un buen “best line”, aquella frase que irá ligada a nuestra marca, ayudará a acercar nuestro producto a los sentimientos del cliente.

Pero para esto debemos conocer quiénes son las personas más afines a la adquisición de lo que ofrecemos. La segmentación de nuestros clientes y descubrir a nuestros “early adopters” será fundamental a la hora de comunicar y testear la salida al mercado.

Durante muchos años el mundo de los negocios ha echado mano del arte y de la cultura en sus técnicas de aproximación al cliente. Es hora de que el sector cultural beba también de las aguas de la mercadotecnia, tratando de que su producto llegue a un rango de público mayor, aunque sin perder nunca su esencia. “La cultura debe aprender como seducir a su público, si no nunca será democrática”, puntualiza Català.

Recomendamos el visionado de la conferencia de Simon Sinek, The Golden Circle, sobre liderazgo y los aspectos emocionales que envuelven la venta de un producto.

Daniel Fernández Longueira | vivirnacoruna.es

 

 

Anuncios